Cine español, Cultura, Lenguaje

“Twitterstorm”, o, La cultura hoy

twitterstorm-email

Esta mañana he visto en directo mi primera twitterstorm, o el principio de lo que puede ser una twitterstorm. Y una twitterstorm, o avalancha repentina de twits, es el modo en que la cultura se percibe y se digiere en las primeras décadas del siglo XXI. Tengo que decir que soy un novato en Twitter, un medio que siempre había sido reacio a utilizar, y que lo que voy a escribir posiblemente sea asimilable a la reacción de un niño que experimenta con cierto terror pero también fascinación su primera tormenta meterológica. Por otra parte, mientras veía correr mi feed en twitter lleno de signos de exclamación, he pensado en toda una serie de fenómenos recientes, patológicos, por ejemplo La La Land y, por no ir más lejos, la recepción de los trabajos de Almodóvar, y de alguna manera intento articular un razonamiento sobre por qué se producen estas cosas ahora y antes no tanto. La clave del twitterstorm es el tiempo. Pero no sólo el tiempo.

El caso es que yo estaba tranquilamente ante el ordenador y empiezan a llegar twits sobre el pase que hubo ayer de la película de Alex de la Iglesia El bar. Aquí tengo que decir dos cosas. El director me cae bien como individuo del modo en que ciertos personajes públicos te caen bien. Crean una máscara y esa máscara te gusta. Asientes a lo que dice. Insisto, no lo conozco personalmente, pero estoy a favor. Me parece un excelente director que aguanta una mirada crítica. Entiendo lo que quiere hacer y en general creo que se lo curra. Dos, y no es contradictorio, sus películas siempre me parece que tienen una última media hora problemática. Igual es lo que él quiere conseguir, igual se le van de las manos. Igual pierde interés. Esto hace que siempre las empiece con gran gusto y las acabe un poco con menos gusto. Públicamente las defiendo delante de amigos, pero siempre tengo que reconocer que no me satisfacen del todo: mi entusiasmo es intenso por algunas de sus cualidades y moderado hacia su capacidad narrativa. En fin, esto soy yo. Y me habían comentado que El bar es típica de su última etapa. O sea: me apetece mucho ver El bar, pero no voy con expectativas de que sea una gran película. Sale Mario Casas, mi ídolo, sale Carmen Machi, es de Alex de la Iglesia en un entorno que se le da bien. Un siete. Y eso me parece bien, me satisface, me doy por contento. No espero una obra maestra cada vez que voy al cine.

Pero entonces empiezas a leer twits, algunos generados por el propio director. Y otros no. Otros son los que tuvieron el privilegio de verla en el pase pre-estreno. Y pasan los twits. Y la gente con un entusiasmo desbordante. Y venga signos de exclamación y hashtags. Y más entusiasmo. Todo a una velocidad y con una contundencia que no favorece la apreciación. Nadie dice mucho sobre la película (en twitter es complicado) pero se califica toda la experiencia con superlativos. A ver, nada en el mundo, NADA, puede soportar tantos superlativos. Me los aplican al Taj Mahal y vuelvo diciendo que no era para tanto. Le dan el mismo tratamiento a Ciudadano Kane y seguro que me decepciona. Pero hay tanta gente opinando enfáticamente que se crea un frente, una posición crítica a base de números. Números. No de criterio. Uno sabe cuando habla que se une a esa posición. O no. Y aquí empiezan los problemas. Todo al final resulta un poco sobre uno mismo. Los twits no hablan de la película, hablan de uno mismo, de su posicionamiento, dicen que uno estuvo ahí, que tuvo ese privilegio, y la opinión se da a cambio de haber estado ahí. O se da para formar parte de la corriente.

Por supuesto esto lo lee también otro grupo de gente. Y entonces se pone en marcha la reacción. La cual es lógica, porque, como decía antes, no es que El bar no sea para tanto, es que NADA es para tanto. Y dado que la posición A es rígida, se forma otra de gente que simplemente reacciona, que tiene prejuicios y que, como Maléfica, no han sido invitados al festival de buenrollismo generado, y empieza a construir una postura B hostil, igualmente gritona, llena de caos tipográfico, signos de exclamación y muchos muchos hashtags. El viernes o el sábado, se formará una tormenta perfecta. Una tormenta que no surge de un análisis ponderado, de una reflexión, de empatía, del tipo de reacción que debería generar cualquier obra de arte en un ambiente sensato.

¿Pueden las cosas ser diferentes? No lo sé. Sospecho que es el mundo en que vivimos. No sé si Alex de la Iglesia puede permitirse no alimentar al monstruo. Un director intenta hacer lo mejor para su película. Y los que llevan la publicidad también. El problema es que asumimos que para conseguir esto hay que entrar en este juego. Y es un juego peligroso porque al final degenera en el tipo de reacciones extremas que no hacen bien a la película. Si de la Iglesia no hace uso de su considerable charme, mal. Si hace uso, peor. Y así es como hay que ir creando obras artísticas que puedan ser vendibles en la nueva atmósfera. Y así es como todos salimos perdiendo. Porque olvidamos lo fundamental: no todo merece una opinión vehemente. Casi nada merece estas reacciones. Y entre tanto, la casa sin barrer.

No sé, es verdad, lo centrales que son estos procesos ni el impacto que tendrán en cómo consumimos cultura. Siempre pienso que hay más procesos en marcha de los que cada uno de nosotros vemos, y que varios procesos pueden ir en contra de este tipo de cosas. Pero sé que una película sometida a esta retórica se convierte en algo muy distinto a lo que yo amo del cine y que con cada twitterstorm se fortalece la necesidad que tiene la gente de opinar y se socava un poquito más la necesidad que tenemos de argumentar fríamente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s