Sin categoría

Momentos que nos hacen sentir gays… (o usos del cine para un gay)

Hacemos listas, buscamos en la historia, debatimos, nos enfadamos, protestamos, compartimos, pero en definitiva poco se habla de los momentos en el cine que nos hacen realmente sentirnos gays. Al hacerlo nos damos cuenta de que ser gay es una cosa mucho más compleja que “simplemente acostarse con alguien del propio sexo de uno”, opinión muy respetable, pero excesivamente simplista.

Algunos de mis “momentos gays”, todos reales, aunque las fechas son aproximadas

En Disneylandia. Como siempre

1. 1980. Veo por primera vez Esplendor en la hierba por la tele. Trato de comunicar lo que siento a mis compañeros de instituto. Que se ríen de mí. Decido que tengo que cambiar de amigos.

2. 1982 En Ricas y famosas, Jacqueline Bisset, como Liz Hamilton, se lleva un chapero que ha encontrado en la Quinta Avenida a su cuarto y le contempla mientras se desnuda (¿era el personaje o era Cukor quien miraba?)

3. 1983 Un poco por morbo voy a ver Querelle en los cines Martí de Valencia. El subidón me duró semanas. Pero, la verdad, me asustó un poco. Y no entendí gran cosa.

4. 1985. Veo The Rocky Horror Picture Show. En Valencia, cine Aula 7. Me quedo alucinado ante tanta carne y me doy cuenta de que ser gay también puede ser divertido: no todo va a ser melodrama y marginalidad. Salgo del cine flotando.

5. 1986 Llevo a unos amigos ingleses en Valencia a ver La ley del deseo en el cine Goya. Insisto que Almodóvar no es gay, es simplemente “moderno”. NADIE, NUNCA ha estado tan armarizado como yo estuve aquella noche. Salí del armario explosivamente a los pocos días. Hay momentos en que uno se da cuenta de que no se puede llegar más bajo.

6. 1988. En el cine Everyman de Londres (cercano al Westfield College, donde estuve para mi Erasmus) proyectan Calamity Jane (Doris Day en el oeste). Veo a un chico al cual tenía echado el ojo en el colegio pero no sabia si era gay o no. Por el entusiasmo con que corea la canción “A Woman´s Touch” (va con una amiga) se me despejan las dudas. Nos saludamos.

J.P. Pitoc en Trick, una de las películas gays que más me ha llegado...

7. 1989. Sesión de El ángel azul, con la Dietrich, en la obra cultural de La Caja de Ahorros de Valencia (hoy Bancaixa). Un chico se sienta detrás y se pasa la sesión casi respirándome en la oreja. Acabó siendo mi novio durante, cielos, diez años. No he revisitado la película desde entonces. No sea que. (Y nos hablamos por primera vez en una sesión Eva al desnudo, en la Filmoteca, aunque esa si la vi muchas veces más).

8. 1993 En un cine de Nueva York, al final de Mujeres, de Cukor, toda la sala corea “JUNGLE RED”

9. Hacia 1995 veo West Side Story por primera vez consciente de que sus responsables (Bernstein, Laurents, Sondheim, Robbins y el protagonista del original de Broadway Larry Kert) eran todos gays. Y me siento orgulloso de ser gay.

10. 1998 En la primera sesión que se hizo de la versión “canta con nosotros” de Sonrisas y lágrimas (Londres, National Film Theatre), en el momento en que Julie Andrews se pregunta cómo va a hacer para llevarse a los insoportables críos a retozar por el monte, el cine en pleno grita: “¡¡¡LAS CORTINAS!!!”. Me supe entonces bien acompañado.

11. 1999. Voy con muchos amigos gays (incluyendo a quien en pocos días se convertiría en mi ex) a ver Segunda piel en los cines Martí. Salimos indignados “como gays”. Entramos con mucha ilusión, y nuestra decepción es colectiva.

12. En la película Trick, el protagonista, compositor de teatro musical que trata de ligarse a un mazas que trabaja como stripper, declara que “A él no le gusta Gypsy”. Mentira, mentira, mentira. Ay, cómo es posible que algunas películas nos conozcan también. En esa película veo exactamente mi propia historia en las largas noches de soltería, de ligues, y deseos.

Joe Dallesandro, sueño húmedo

13. 2001 Llevo a un ligue a ver Tabú, de Murnau, en Londres. No le gusta nada. De inmediato decido que no le voy a ver más. Incompatibilidad de caracteres.

14. 2006 Veo Brokeback Mountain en un cine de Londres. La disfruto a medias porque me paso la película tomando notas: me pica bastante el programita que dan al entrar, armadizadísimo. Tengo pensado escribir un libro…

Y todo esto sin hablar de Mary Poppins, Richard Gere y William Holden, sobre quienes he escrito en otros sitios….

¿Y los vuestros? ¿Momentos en el cine que queráis compartir?

Advertisements

12 thoughts on “Momentos que nos hacen sentir gays… (o usos del cine para un gay)”

  1. Maurice: Había leído el libro muy pronto, así como en el 79, y me había gustado mucho la versión de Merchant-Ivory de Una habitación con vistas, una película tan gay como Maurice (lo de Lucy Honeychurch puede ser interpretado perfectamente como una salida del armario). Cuando salgo me siguen a los servicios, como siempre me largo pitando.

    La ley del deseo: No soy fan de Almodóvar, el chico de al lado más mayor que yo, pega su rodilla a la mía, yo la retiro.

    Longtime companion: La segunda vez que la veo es en Barcelona, para mí entonces es lo más. Cuando salgo doy una vuelta por el ¿Eixample?, sentado en la valla de una boca de metro está solo un chico que me mira insistentemente. Pies para qué os quiero.

    Y más…

    Like

  2. Mis momentos gays en el cine… 1987: 1ra. “semana” de almodovar en buenos aires (cinemateca argentina). ese dia se proyectaba “matador”.en el hall del cine estaba almodovar, con un traje color turquesa hablandocon un grupo de amigos de su ultima peli (la ley del deseo que se estrenaba al otro dia en los cines comerciales), me acerco y me quedo atras de un chico oyendolo, el chico se da vuelta y era el poco conocido aun, antonio banderas. yo lo miro y el me mira y lo recuerdo de la segunda peli del ciclo en la que el tiene sexo con imanol arias (aun no habia visto “matador”) esa noche, y me quedo boquiabierto, pero me hago el “no te conozco” y sigo tratando de oir al “centro de atencion”… años despues me arrepenti de no haberle, por lo menos, pedido un autografo a antonio (estuve convencido por años de que el tambien era gay y de que me miro con interes)… pero a no confiar en las hormonas de un chico gay de 18 y apenas semanas antes salido del closet.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s